viernes, 11 de noviembre de 2016

Consejos de lectura rápida.

En ocasiones de nuestra vida nos encontramos en una espiral de trabajo inmenso, sobre todo cuando ya estamos a mediados de noviembre y la tarea se acumula. Independientemente de ser estudiante y/o trabajador, en determinados momentos de nuestra vida tenemos que desempeñar un trabajo y este en ocasiones se vuele difícil.


Los estudiantes estamos sometidos a mucha presión por los exámenes que nos obligan a hacer, tenemos muchas asignaturas con muchos temas que estudiar. Igualmente, un trabajador también está sometido a mucha presión, por ejemplo un oficinista tiene que leer y rellenar un millón de papeles al día.


¿Acaso no sería un privilegio para estas personas poder leer más rápido y prestar más atención cuando están leyendo?


Aquí hay una serie de consejos/métodos para que los podamos aplicar en estas situaciones cuando el nivel de estrés y trabajo es máximo.


 1º Buscar un lugar con el mínimo de ruido, así cuando leamos somos capaces de prestar más atención a nosotros mismos y no a un vecino que está gritando (por ejemplo).
Tener una iluminación adecuada, cuanta más luz más despiertos y concentrados estaremos para ejercitar la mente.
Tener una buena postura para estar lo más cómodo posible.
4º. Eliminar la subvocalización (la subvocalización consiste en repetir mentalmente aquello que vamos leyendo)
5. Hacer saltos entre grupos de palabras, es mejor hacer pequeños saltos con la vista al leer las frases y agrupar mentalmente pequeños grupos de entre palabras.
6. Utilizar cualquier objeto para seguir la línea y no perderte por donde vas leyendo.